COLUMNA " LORD SALSA" POR PABLO ALLARD

Días atrás, quienes nos dedicamos a los estudios urbanos lamentamos la temprana partida del sociólogo Rodrigo Salcedo Hansen, uno de los más activos e influyentes investigadores de los patrones de segregación y consumo en nuestra sociedad. En su joven y promisoria carrera, este sociólogo de la UC, Máster y PhD en Ciencias Políticas y política urbana de la Universidad de Illinois en Chicago, Diplomado en Estudios de Género y Metodología de la Enseñanza de la misma universidad, se incorporó rápidamente a la vanguardia de los estudios sobre nuestras ciudades.

En un momento en que todos coinciden en que la segregación socio-espacial es el principal desafío de nuestras ciudades, el trabajo de Salcedo junto a Cáceres, Sabatini y Wormald, en proyectos como el “Anillo de Investigación en Ciencias Sociales sobre Barrios en Crisis” permitió contar con herramientas de análisis y un marco teórico adecuado para entender que la segregación urbana no sólo se debe enfrentar desde la perspectiva material-económica, sino más bien asumiendo un enfoque centrado en la dinámica de la vulnerabilidad que generan las nuevas condiciones económicas y sociales, asumiendo la multidimensionalidad de los problemas articulando elementos micro y macro, considerando la inclusión y cohesión como las dos dimensiones centrales de la integración social y de pertenencia. En otras palabras, combatir la segregación no sólo desde afuera de las comunidades sino también potenciando los valores de identidad y cohesión social aún presentes en ellas.

Así como Salcedo contribuyó a enfrentar la segregación como el gran desafío pendiente de nuestra deuda urbana, su talento como investigador e insaciable ojo crítico lo llevaron también a temáticas tan emergentes y desafiantes como las dinámicas y patrones de consumo encarnadas en el fenómeno de los centros comerciales y malls. Su trabajo, publicado en varios artículos y disponible en la web, en su libro “Los malls en Chile: 30 años”, rompe con varios prejuicios y lugares comunes, incluso presentes en la academia, mostrando que a diferencia de otros países, los centros comerciales en Chile no han desplazado o destruido al comercio local sino más bien complementado y satisfecho las demandas de equipamiento, servicios y espacio público de las ciudades chilenas.

http://voces.latercera.com/2016/03/21/pablo-allard/lord-salsa/

Compartir