COLUMNA " DESPUÉS DE LA TELETÓN" POR PABLO ALLARD

Este fin de semana nuevamente los medios de comunicación y miles de chilenos nos movilizamos para apoyar a la Fundación Teletón, enfocada en la rehabilitación de niños discapacitados. Más allá de la emotiva campaña, el evento visibiliza y pone en agenda una de las mayores barreras que nos quedan para ser un país más equitativo e integrado: la tremenda segregación física que miles de ciudadanos viven al enfrentarse a edificios, espacios públicos y servicios que no están diseñados para ser inclusivos y accesibles.

Si bien Chile ratificó el 2008 el compromiso y protocolo de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, hasta hoy todavía estamos al debe en la mayoría de nuestros edificios y ciudades. Pese a que el 2010 se crea la Ley 20.422 que establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad, y que el 2013 se publica la Política Nacional para la Inclusión Social de las Personas con Discapacidad -que toma como uno de sus objetivos la accesibilidad universal, donde el Estado es el que debe promover la creación de estrategias y acciones que incentiven el acceso de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones que las demás, al entorno físico, transporte, información y comunicaciones-, a la fecha, aún son pocas las señales respecto a su aplicación en el medio construido.

http://voces.latercera.com/2014/12/01/pablo-allard/despues-de-la-teleton/

Compartir