X SEMINARIO DOCOMOMO BRASIL: ARQUITECTURA MODERNA E INTERNACIONAL: conexiones brutalistas 1955-75

Fecha     : 15 al 18 de Octubre de 2013, Curitiba, Brasil

Organizadores: DOCOMOMO Brasil

Lugar     : Pontificia Universidad Católica de Paraná (PUC-PR). De la participación en este congreso se deriva la publicación de las ponencias en un libro de Actas.

Expositor:

Verónica Esparza S.

Edificio de las Naciones Unidas para Santiago de Chile de Emilio Duhart H.: La dimensión plástica del hormigón armado. 1960 – 1966

Resumen

Bajo los auspicios de las Naciones Unidas, en 1960, se abrió un concurso Nacional para designar al arquitecto que se haría cargo de la construcción del edificio de las Naciones Unidas en Chile. En mayo de 1961, en solemne ceremonia, durante la celebración en Santiago  del 9º período de Sesiones de la CEPAL, se colocó la primera piedra del edificio proyectado por un equipo de arquitectos liderado por Emilio Duhart Harosteguy. El 20 de enero  de 1963 se dio comienzo a los trabajos de esta obra y en Septiembre de 1966 se celebró su inauguración, con la presencia del señor Presidente de la República de Chile, Eduardo Frei Montalba y el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, señor U Thant, entre otras personalidades.

El Edificio de las Naciones Unidas en Chile, hoy CEPAL, junto al edificio de las Naciones Unidas de New York (1947) y la Sede de la UNESCO en París, conforman un trío de jóvenes instituciones que catalizarán el debate de la arquitectura Moderna de postguerra. Esta aseveración es importante en la medida que Emilio Duhart tuvo muy presente estos referentes al momento de diseñar su proyecto para Chile y determinó la definición de importantes aspectos conceptuales, formales, constructivos – estructurales, entre otros. El edificio de las Naciones Unidas para Santiago de Chile, será el punto más álgido de la trayectoria profesional de su autor, catapultando su prestigio internacional y consolidando su reputación y liderazgo a nivel nacional. La historiografía ha reconocido al edificio como un emblema de la arquitectura moderna del siglo XX en Latinoamérica, autores como Francisco Bullrich, Damián Bayón, Leopoldo Castedo, solo por nombrar algunos, han destacado sus cualidades y puesto a su autor a la altura de emblemáticas figuras de amplia influencia en el continente como Niemeyer, Villanueva, Porro, etc.

Este edificio representa en Duhart una síntesis de su educación formal (Larraín, Gropuis, Le Corbusier) y una respuesta a lo aprendido de los proyectos de las primeras décadas de la ONU y a sus ideales arquitectónicos. La fuerza y coherencia plástica y funcional del proyecto son su mayor virtud.

Todo el proyecto está construido en Hormigón y sus cualidades plásticas obtienen distintas dimensiones. La lógica estructural, el diseño constructivo, y el manejo formal del edificio de las Naciones Unidas está supeditado al Hormigón visto y ayuda a potenciar el sentido y significado que Duhart desea dar al edifico. Es una unidad, un todo como casa y monumento, casa de las naciones en comunidad como plantea su autor.

Este trabajo desea centrarse en un aspecto significativo del edificio, “El Caracol” o sala de la Asamblea General, en tanto es el elemento plástico más distintivo del proyecto y que contiene una carga simbólica fundamental. La envolvente ascendente de hormigón visto posee una serie de símbolos del progreso de la cultura e historia de América Latina y el Caribe. Marcas, bajo relieves de fina confección ubicados de manera de que quien recorra la rampa continua que lleva a la terraza mirador superior, pueda ir descubriendo su mensaje paulatinamente. Se desea poner en contexto, el origen e intenciones del autor, sobre estas decisiones proyectuales, buscando establecer conexiones, motivaciones y el discurso teórico que dan origen a este particular volumen. No es casual que estos símbolos del progreso de la civilización y desarrollo de América Latina estén sobre la piel de la Sala de Asamblea General. Así como tampoco es fortuito  el manejo expresivo del muro de acceso al edificio en que Duhart estampa las manos de los obreros implicados en la construcción del edificio.

logo-xdocomomobrasil

Compartir